fuera de plazoSi se nos ha olvidado presentar una declaración y nos hemos dado cuenta antes de que nos llegue un requerimiento de Hacienda, debemos proceder a su presentación, y en su caso ingreso de la cantidad a pagar, sin dilación.

Las consecuencias de la presentación fuera de plazo son:

Cuando se trata de autoliquidaciones con resultado a pagar

Si no ha hay requerimiento, no habrá sanción pero si recargo, su cuantía dependerá de la fecha del ingreso:

  • Si se ingresa dentro de los 3 meses siguientes a la finalización del plazo: 5% de la cantidad ingresada.
  • Dentro de los 3 meses y un día y los 6 meses siguientes a la finalización del plazo: 10%.
  • Dentro de los  6 meses y un día y los 12 meses siguientes: 15%.
  • Una vez transcurridos los 12 meses siguientes a la finalización del plazo: 20%, más los intereses de demora por el tiempo transcurrido desde los 12 meses.

Si el resultado no era a pagar

La sanción prevista es de 200 euros pero si la presentamos antes del requerimiento se reduce a la mitad.

Si se trataba de declaraciones informativas

Si lo que se nos ha olvidado es presentar una informativa, como son el modelo 347, o los anuales como el 180, 190 ó 390,  la sanción es de 20 euros por cada dato o  conjunto de datos referidos a una misma persona o entidad que hubiera debido incluirse en la declaración con un mínimo de 300 euros y un máximo de 20.000 euros.

Como en el caso anterior, si no hay requerimiento previo de Hacienda, la sanción se reduce a la mitad.

Si te ha gustado, compártelo.