Este es un régimen mediante el cual  el beneficio de nuestro negocio se calcula haciendo una estimación en función de determinados elementos, como el personal que tengamos contratado, la potencia eléctrica o la superficie del local.

El beneficio real de nuestra actividad no tiene nada que ver con el importe que se obtiene usando este método.

La razón de su existencia es simplificar la gestión de los impuestos a los autónomos acogidos a este régimen al no tener que llevar una contabilidad (aunque sea más que recomendable hacerlo).

Este régimen sólo es rentable si se tienen beneficios muy altos, de otra forma se pagará mucho más de lo que  nos corresponde, por lo que es recomendable hacer cuentas todos los años para ver si merece la pena acogernos a él o renunciar.

Un ejemplo serían dos ferreterías, con un local de la misma superficie, el mismo número de empleados y el mismo consumo de luz, pagarían lo mismos aunque una apenas venda y la otra esté siempre llena.

Requisitos que hay que cumplir para poder aplicar el régimen de estimación objetiva

1.- Realizar una actividad o varias, pero todas incluidas en la Orden Ministerial que regula este régimen, que para el año 2.016 es la Orden HAP 2.430/2.015 de 28 de Noviembre.

2.- No superar los límites establecidos en dicha Orden para esas actividades.

3.- Que el volumen de ingresos en el año inmediato anterior no supere:

  • Los 250.000 euros anuales para el conjunto de actividades.
  • Los 250.000 euros en el caso de las actividades agrícolas forestales y ganaderas.
  • Los 250.000 euros para las actividades de las de la división 7 del IAE: transporte de mercancías por carreteras (epígrafe 722 IAE) y servicios de mudanzas (epígrafe 757 IAE) que estén sometidas al tipo de retención del 1%.
  • Los 125.000 euros si los ingresos vienen de empresas, no de particulares (operaciones con obligación de emitir factura por ser el destinatario empresario o profesional (excepto actividades agrícolas forestales y ganaderas).

No se computarán las subvenciones corrientes o de capital ni las indemnizaciones.

Tampoco los arrendamientos de inmuebles que no tengan carácter de actividades económicas.

Si las actividades tributan en el régimen especial del recargo de equivalencia o en el régimen especial de agricultura, ganadería y pesca, las cuotas de IVA repercutidas en por el recargo, y las compensaciones se incluyen dentro del volumen de ingresos. En el resto de actividades no se computará el IVA para determinar el volumen de ingresos.

4.- El volumen de compras de bienes y servicios del año anterior, sin incluir inversiones (inmovilizado), no supera los 250.000 euros (excluido el IVA). Si se inició la actividad el volumen de compras se elevará al año. En el supuesto de obras y servicios subcontratados, el importe de los mismos se tendrá en cuenta para el cálculo de este límite.

En este límite estarán incluidos los gastos generales de la actividad (alquileres, energía, teléfono, asesoramientos en general, transportes, seguros, etc.), exceptuando los gastos derivados de la contratación de personal y los gastos de amortización de los elementos afectos, pues en ambos casos no se trata de la compra de bienes y servicios.

Se incluyen a la hora del cálculo de los requisitos 2, 3 y 4 las actividades desarrolladas por el cónyuge, ascendiente, descendiente, entidades en régimen de atribución de rentas en las que participen los anteriores, así como los socios, herederos o participes de éstas, cuando se traten de operaciones idénticas o similares (las incluidas en el mismo grupo del IAE), que haya una dirección común, o se compartan medios personales o materiales.

5.- No realizar otra actividad/es en la que estemos dados de alta en el régimen de estimación directa (normal o simplificada).

6.- No haber renunciado expresa o tácitamente a la aplicación de este régimen.

7.- Que no hayan renunciado o estén excluidos del régimen simplificado del IVA, y del régimen especial simplificado del Impuesto General Indirecto Canario (IGIC). Que no hayan renunciado al régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca del IVA ni al régimen especial de la agricultura y ganadería del Impuesto General Indirecto Canario.

8.- Que la actividad sea desarrollada, total o parcialmente fuera de territorio español. Este requisito debe entenderse considerando que la actividad se desarrolla a través de un establecimiento, ya sea permanente o temporal, situado fuera del territorio español, no resultando aplicable cuando simplemente se realicen entregas de bienes fuera del territorio español.

9.- Han quedado fuera de la aplicación de este régimen todas las actividades que estaban sometidas a retención del 1% (salvo las de transporte de mercancías por carreteras y mudanzas).

[su_note note_color=»#ffffff»]

¿te quedan dudas?

Si esta publicación no ha resuelto tu problema, puedes hacernos una consulta

[su_button url=»https://www.consultoresquatro.es/consultas-online/» target=»blank» style=»ghost» background=»#5d9e9b» color=»#393a3d» center=»yes»]TU ABOGADO ONLINE[/su_button]

[/su_note]

Renuncia

La renuncia al régimen de Estimación Objetiva en el supuesto de inicio de actividad se efectuará en el momento de presentar la declaración censal de comienzo de la actividad en el modelo 036 ó 037.

En caso de inicio de actividad también se entenderá efectuada la renuncia cuando se efectúe en el plazo reglamentario el pago fraccionado correspondiente al primer trimestre de ejercicio de la actividad en la forma dispuesta para el método de estimación directa (es decir, en el modelo 130 en lugar del 131).

La renuncia se podrá presentar:

  1. Mediante declaración censal: durante el mes de diciembre anterior al inicio del año natural en que deba surtir efecto.
  2. De forma tácita: cuando se presente en el plazo reglamentario la declaración del pago fraccionado del primer trimestre del año natural, en que la renuncia deba surtir efectos en la forma dispuesta para el régimen de estimación directa (es decir, en el modelo 130 en lugar de en el 131).

Efectos de la renuncia

  1. La renuncia a la Estimación Objetiva supondrá la inclusión de todas las actividades realizadas por el contribuyente en ámbito de aplicación de la modalidad simplificada del método de estimación directa, siempre que reúna los requisitos de la misma, por tanto si el contribuyente desea tributar en Estimación Directa normal, deberá renunciar a la Estimación Directa Simplificada.
  2. La renuncia tendrá efectos para un período mínimo de tres años, transcurrido este plazo se entiende prorrogada tácitamente para cada uno de los años siguientes en que pudiera ser aplicable la Estimación Objetiva. Por ello,  para tributar en Estimación Objetiva debe  revocarse la renuncia una vez pasados el plazo de tres años  por el que tiene efectos.

La revocación, cualquiera que sea la forma en que se hubiera realizado la renuncia, se efectuará durante el mes de diciembre anterior al inicio del año natural en que deba surtir efecto, mediante la correspondiente declaración censal (modelo 036 ó 037).

La revocación sólo podrá presentarse una vez transcurridos tres años desde la renuncia, salvo autorización normativa expresa.

La revocación de la renuncia debe realizarse en todo caso a través del modelo de declaración censal, no estando prevista en este caso la presentación de una revocación tácita.

[su_note note_color=»#ffffff»]

¿necesitas ayuda?

Sorpréndete de lo que cuesta dejar estas cuestiones en mano de profesionales

[su_button url=»https://www.consultoresquatro.es/presupuesto-online/» target=»blank» style=»ghost» background=»#5d9e9b» color=»#393a3d» center=»yes»]PIDE PRESUPUESTO AHORA[/su_button]

[/su_note]

Obligaciones contables y registrales

  • Los contribuyentes que deduzcan amortizaciones estarán obligados a llevar un libro registro de bienes de inversión.
  • Las actividades cuyo rendimiento neto se determine teniendo en cuenta el volumen de operaciones habrán de llevar un libro registro de ventas o ingresos (actividades agrícolas, ganaderas y forestales).

Se deberá conservar los siguientes documentos:

  • Las facturas emitidas, numeradas por orden de fechas y agrupadas por trimestres,
  • Las facturas y justificantes de otro tipo recibidos.
  • Los justificantes de los módulos aplicados. 

[su_note note_color=»#c8dbbf»]El IVA es con diferencia el impuesto más complicado de todos, ya que junto a las reglas generales hay infinidad de excepciones que la mayoría de la gente desconoce (la forma en que está redactada la Ley tampoco ayuda) y que provoca cada día ciento de inspecciones a autónomos y pequeñas empresas que no cuentan con un servicio de asesoría fiscal adecuado. Por eso, si consideras que no necesitas una asesoría para tu negocio (aunque te sorprendería los precios en los que nos movemos) no dejes de usar nuestro servicio de consultas online para las dudas puntuales que te vayan surgiendo; siempre será más barato que una sanción por muy pequeña que sea.[/su_note]

Si te ha gustado, compártelo.